Historia Tienda de la Coca

 

La Tienda de la Coca tiene sus orígenes por los años 40, cuando Josefa Bermejo Arrayas conocida como “La Coca”, decide montar una tienda de alimentación, o como se conocía antiguamente, una tienda de ultramarinos.

En los principios de La Tienda de la Coca la variedad de productos era bastante escasa, debido a la época del racionamiento y de la escases de alimentos. Muchos de sus productos los traía su marido Jose Manuel procedente del conocido contrabando.

Con el paso del tiempo Josefa “ La Coca», Pensó que la matanza del cerdo podría ser una buena oportunidad de negocio y siguiendo su instinto aventurero comenzó a realizar matanzas en su propia casa y a vender  todo lo relacionado con el cerdo ibérico.

Al principio vendía casi todo como carne fresca, pero al poco tiempo comenzó a curar los jamones y paletas, a elaborar embutidos, salchichones, chorizos, morcones, cañas de lomo, etc.

Tal fue su buena mano a la hora de elaborar dichos productos, que comenzó matando algunos cerdos y poco después se convirtió en el negocio familiar.

Allá por los años 50, su hijo Miguel conocido como “ El Coco”, toma el relevo del negocio familiar. Aprende y mejora las recetas de su madre “La Coca” para elaborar Jamones y embutidos.

Por los años 80 la tienda sufre una gran reforma, para adecuarla a lo que se empezaba a conocer como tiendas Gourmet, y centrar su variedad de productos en jamones, paletas, caña de lomo, embutidos, quesos, conservas, legumbres, etc.

En el año 1992 los hijos de Miguel toman el relevo del negocio familiar, montando una fábrica de jamones, paletas y embutidos. De donde se surte en la actualidad la tienda.

Tras esta nueva reforma comienza a trabajar en la tienda Mª Isabel, la esposa de su hijo mayor José Manuel. Es ella quien en la actualidad sigue atendiendo al público, entrando ya la tercera generación que se dedica al negocio familiar.

Es en los años 2000 cuando “La Tienda de la Coca” sufre su última restauración, donde se le cambia por completo su interior y se amplia, tomando la imagen que tiene en la actualidad.

Seguimos manteniendo nuestro espíritu tradicional, dando un trato personalizado a cada uno de nuestros clientes.